MULTIMEDIA

Buscar regular en Salta, el uso de monopatines eléctricos

0

La Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), organismo dependiente del Ministerio de Transporte, dictó una disposición que establece que los monopatines y patinetas eléctricas sólo pueden circular por las ciudades (calles y avenidas), la velocidad máxima es 30 km/h y la utilización del casco es obligatoria.

Además, este tipo de vehículos deben poseer un sistema de freno que permita una detención total del mismo e iluminación delantera y trasera.

En ese marco, el concejal Raúl Córdoba señaló que están a la espera del tratamiento de un proyecto por el cual la ciudad de Salta adhiera a la normativa nacional: «deben cumplir las leyes de tránsito vigentes en la ciudad»– dijo.

Si bien estos vehículos son usados mas frecuentemente en la ciudad de Buenos Aires, no se descarta que vayan poniéndose más de moda, y para ello, la ciudad debe estar preparada en pos de resguardar la seguridad de quienes los usan y regular su circulación. Por ahora, la Comisión de Tránsito y Transporte del Concejo Deliberante no habilita su tratamiento.

Un monopatín eléctrico es igual al de nuestra infancia pero con un motor miniaturizado –generalmente colocado dentro de la rueda delantera–, una batería compacta –ubicada en la columna de dirección o bajo la plataforma donde se para el conductor– y luces LED. También se lo conoce como micromovilidad o “transporte de la última milla”, porque originalmente el concepto del uso fue pensado para el último tramo de un viaje cuando el usuario se baja de un transporte público, o sea para viajes cortos. Una milla terrestre equivale a 1,6 km.

Los precios de compra de uno nuevo oscilan entre los 320 y 3.500 dólares y las diferencias radican en la potencia del motor eléctrico (entre 250 y 500 watts), el tipo de batería (generalmente de iones de litio) con mayor o menor tiempo de carga y con mayor o menor duración. Otros equipamientos que pueden incrementar el precio son los materiales livianos, amortiguadores y frenos a disco. El cargador es como el de una notebook.

La mayor discusión no radica en su accesibilidad sino en la seguridad de uso. Por un lado, las propias características del vehículo: es pequeño –pesa entre 12 y 16 kilos–, poco visible e imprevisto, puede aparecer por cualquier lado dado que es muy escurridizo. Si bien la velocidad de los que se alquilan debe estar limitada a 20 km/h, los que se compran de forma particular no tienen esa limitación y pueden llegar a los 45/50 km/h.

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like