DESTACADOLocales

Partido Obrero: Combate por el sello

0

Por un lado, el sector afín al disidente Claudio Altamira, denuncia que los históricos Claudio Del Plá, Pablo López y Cía (sic), recurrieron a la justicia electoral para impugnar el nombre de la lista del PO en las internas del FITU.

Los acusan de haber abandonado el Partido y haber precipitado las internas en el FIT-U salteño: «Mientras ellos se presentan junto al PTS en una lista autoproclamada Unidad para enfrentar las candidaturas votadas por la asamblea provincial del Partido Obrero salteño, ahora impugnan que la lista del PO se presente bajo el nombre Por un Partido Obrero»- denuncian.

Y señalan que Del Plá recurrió a la figura legal de “afiliado”, aunque «cínicamente» deba presentarse junto a otro partido, el PTS, y haya desconocido las resoluciones de los organismos colectivos del PO. «Su impugnación busca ocultar a la población que estos se retiraron del PO para así poder usufructuar de una referencia política que han abandonado. Un verdadero intento de estafa a los votantes del PO salteño» -apuntaron.

También expresaron que «La deriva electoralista de Del Plá, López y cía., los lleva a intentar imponer sus candidaturas a como dé lugar y sin replantearse su abandono del PO salteño. En la mesa de negociación del FIT-U llevaron una sola e invariable propuesta, que imponía en todas las candidaturas principales a Del Plá, López y Foffani, y relegaba a los compañeros que representamos el 75% de la militancia del PO a la categoría de concejal. Como alternativa a su inaceptable propuesta, desde el primer minuto levantaron las PASO y así lo adelantaban previamente en los medios de comunicación. Por el contrario y bajo mandato de su asamblea provincial, el PO salteño hizo 3 propuestas que reflejaron nuestro esfuerzo y compromiso por una lista unitaria; lo que fue rechazado sin consideración alguna porque Del Plá, López y cía. ya contaban con un acuerdo con el PTS para asegurarse las cabezas de candidaturas y un veto a los compañeros que hoy somos mayoría en el PO».

Desde ese sector reafirmaron su rechazo a «este nuevo atropello de una minoría que decidió abandonar el Partido y que ahora, a través de otros partidos y de la intromisión del Estado, intenta imponerse a los mandatos de la militancia del PO. Que hoy Del Plá, López y Cía., bajo el cobijo del PTS, sólo puedan presentarse en 4 municipios y en tres departamentos, cuando las listas del PO se presentan en 9 municipios y 5 departamentos, refleja claramente que quien representa la continuidad política y organizativa del PO en Salta es la lista encabezada por Violeta Gil y Samuel Huerga».

Quien tiene la razón?

Por su parte desde el sector de Del Plá argumentan que «el grupo de Altamira en Salta ha dado otro paso insólito en su política de usurpación del PO».

Frente a la presentación del nombre “por un Partido Obrero” de la oposición, pidieron la impugnación al tribunal electoral. «Ninguna de las fuerzas que componen la alianza pueden actuar con su nombre ni con el de ninguno de los partidos que la integran. Es un asunto de sentido común y además es el compromiso del reglamento electoral que presentaron los propios apoderados ante el tribunal que lo prohíbe expresamente en el artículo 10»- afirman.

Y explicaron: «El FIT-U llega a la instancia de una PASO solo como un recurso último para salvar la unidad para enfrentar a los tres bloques capitalistas que van a esta elección, el de Leavy e Isa, el de Sáenz y el de Olmedo. Es que el grupo de Altamira vetó la candidatura de Claudio Del Plá y pretendió hegemonizar todas las listas parlamentarias lo que impidió una lista de consenso. Hicimos todos los esfuerzos para que haya lista de consenso incluyendo la propuesta de compartir los tiempos de los mandatos en el Concejo y la Legislatura en partes iguales pero enfrentamos una cerrada negativa. Ahora dicen que los dirigentes históricos, los que defendemos la decisión del 80% de los delegados a nuestro Congreso Nacional nos habríamos ido del partido. Se trata de otra infamia de parte de este grupo rupturista».

«Bajo la batuta de Altamira el grupo ataca a los dirigentes históricos del PO, a los mismos que hace dos meses postularan por unanimidad para encabezar las listas provinciales. Luego de aquella conferencia se consuma la ruptura del grupo con las decisiones del XXVI Congreso del PO, deciden hacer su propia campaña electoral con sus propias consignas, con esto rompen la unidad partidaria»- agregan .

Y finalmente destacan: «Estamos reorganizando el Partido Obrero en Salta, en los términos de su tradición histórica de la lucha contra el régimen oligárquico, el voto por la lista unidad que encabezan Pablo López, para gobernador, y Gabriela Cerrano, para vice y Claudio Del Pla en la intendencia es un aporte a esta lucha y a la defensa del Frente de Izquierda Unidad al que el grupo de Altamira denosta en todos sus términos».

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like