DESTACADO

No tiene sentido equitativo el sistema tarifario que impone el kirchnerismo

0

El pasado viernes en la Cámara de Diputados de la Nación se dio media sanción a la nueva Ley de Biocombustibles. La misma establece un nuevo marco regulatorio y propone un corte del 5% para el gasoil y el biodiesel y del 12% entre las naftas y bioetanol. Este nuevo marco tendrá vigencia hasta el 31 de diciembre de 2030 y reduce del 10% al 5% el corte obligatorio entre gasoil y biodiesel, a diferencia del combustible elaborado a base de caña de azúcar en que los volúmenes deberán ser del 6% de mezcla obligatoria.

“Argentina se va perdiendo oportunidades de salir adelante. La Ley de Biocombustibles es una muy mala ley. El mundo avanza de los combustibles fósiles a los biocombustibles, que son ecológicos, que tienen que ver con las energías renovables. Esta ley da un paso atrás”, aseguró el diputado nacional por Salta, Miguel Nanni en Radio Pacífico.

Para el diputado esta ley, además de reducir los porcentajes en que la nafta se mezcla con los biocombustibles, “prohíbe prácticamente que se instalen nuevas empresas, discrimina a los emprendimientos de soja y maíz y le da al presidente una discrecionalidad terrible en cuanto a la sobra o merma de estos cortes”.

Por su parte, los productores auto convocados anunciaron que harán un “tractorazo” el viernes 9 de julio en rechazo a esta ley. En los anuncios de la marcha se convoca no sólo a los productores agropecuarios, sino “a todos los sectores productivos que están afectados por la situación actual”.

“Lo que hizo el kirchnerismo es ignorar la necesidad de la producción, del medioambiente. El gobierno no cree en los emprendimientos ni en la actividad privada y eso se ve en cada ley que se obstinan por sancionar. El kirchnerismo no ha entendido las necesidades del país en esta materia”, manifestó Nanni.

Al respecto de los costos de la red de gas natural y la garrafa social, el legislador expresó que “no tiene sentido equitativo el sistema tarifario que impone el kirchnerismo”. Esto se debe a que, según él, una boleta bimestral de gas en la Ciudad de Salta equivale a lo que cuesta una sola garrafa que consume una familia en una semana.

“Es un disparate por donde lo mires. El problema no es la garrafa, sino que está en que subsidian a los grandes centros urbanos y a los barrios residenciales. Todo lo que se adeuda este año en Argentina va a ser para pagar subsidios, no para invertir”, sostuvo.

Finalmente habló de las elecciones en el país y en la provincia y la posición de la Unión Cívica Radical, partido del que es presidente en Salta. “Estas semanas han sido muy positivas para el radicalismo porque lentamente empieza a ser la columna vertebral de Cambiemos. El objetivo número uno es construir Cambiemos. En Salta tenemos un desafío muy grande, el gobierno prácticamente ha monopolizado la oferta electoral. En Capital es donde más difícil la tenemos porque es donde más se hace sentir el gobierno provincial, pero tenemos muy buenos referentes que nos están representando muy bien”, dijo.

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like